Las 7 excusas que te impiden ahorrar y cómo vencerlas

Para muchos, ahorrar es cuestión de privilegio, para otros es cuestión de preferencia y, para unos pocos, es cuestión de disciplina.

Es de conocimiento común que el ahorro es el porcentaje del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras a través de diversos mecanismos financieros. Para muchos de nosotros, este hábito de separar “una parte” de lo que conseguimos comenzó en nuestra infancia, cuando recibimos nuestra primera latita o un cerdito rechoncho con un orificio en su lomo.

Sorpresivamente en nuestro país, desde los inicios de la pandemia, el sistema financiero registró un aumento de 276 mil millones de pesos en depósitos en cuentas de ahorro, según reportes de la Superintendencia de Bancos en su informe semestral Tendencias del ahorro en República Dominicana: Perspectiva desde las captaciones del sistema financiero.

En el mismo, también explican que, a diferencia de otros países de la región a finales de 2020, República Dominicana contaba con un nivel de ahorro que supera en 4.9 puntos porcentuales el promedio de América Latina, alcanzando el 23% del producto interno bruto (PIB) dominicano.

Pero, no es difícil preguntarse ¿cómo se traduce este incremento en ahorro de un país en la realidad del ciudadano común?

¿Cómo saber de verdad que esto se aplica para las personas que siempre luchan para llegar a fin de mes, aquellas que gastan más de lo que ganan, con tendencias fuertes a las compras compulsivas, que usan para todo las tarjetas de crédito con latas tasas de interés o que se endeudan con una frecuencia increíble?

Aunque no se puede afirmar nada al 100%, la realidad del ciudadano común es otra. Está llena de excusas que le impiden ahorrar y sobre todo de ese falso sentido de que todo se puede dejar para después.

Hemos recopilado estas excusas frecuentes, agrupando cada una de sus contradicciones en este artículo.

1. El dinero que gano no me alcanza

Por recomendación de expertos, se debe ahorrar 10% de todos los ingresos que se reciben en un hogar. Es decir, si en un hogar se producen mensualmente RD $70,000 pesos, lo lógico sería ahorrar RD $7,000 pesos de este monto.

Pero esta excusa está enfocada en que cada peso cuenta y está asignado a un gasto o responsabilidad que debe resolverse siempre.

¿Será esto cierto? En estudios realizados por el periódico Expansión de España, se determinó que el nivel de ingresos no está relacionado con el porcentaje de ahorros que realiza una persona. Mientras varios grupos ganan grandes sumas de dinero, sin ahorrar nada, existen otros grupos que con salarios mínimos alcanzan sus metas financieras de ahorros por mes.

El factor que los diferencia es la disciplina. Sí, así mismo, el ahorrador se diferencia del derrochador porque tiene la disciplina suficiente para no incurrir en gastos hormiga o innecesarios (botellitas de agua, café de marcas, aperitivos frecuentes o salidas innecesarias).

2. Para eso trabajo

La mejor excusa que abre las puertas a las deudas. La satisfacción inmediata rompe con los objetivos a largo plazo. Imagínate que tu yo de hoy, le está robando dinero a tu yo del futuro ¿cómo te hace sentir?

Aunque no es mentira que “darse un gustico” se siente bien y justifica las incontables horas de trabajo invertidas, no es menos cierto que la frecuencia con la que se utiliza esta frase, hace que deje de ser un gusto ocasional a un hábito de malgastar.

3. Cuando gane más ahorraré más

Esta se deriva de una constante de pensar en el mañana cuando conviene. ¿Qué pasa si nunca ganas más? ¿Si el alza de la canasta básica o los combustibles, siempre hace que tu sueldo disminuya?

Para muchas familias cuando consiguen ingresos extraordinarios, esto significa un aumento en los gastos para sostener un estilo de vida más consumista. Ejemplos claros: ganando más, se decide cambiar el carro por uno más nuevo, se cambian las marcas de belleza y cuidado personal a unas más caras, se visita con más frecuencia lugares de entretenimiento más exclusivos o las marcas de ropa se cambian por las europeas.

¿Te suena? En resumen, ganar más no significa ahorrar más dinero, sino aumentar los gastos.

Saca el momento para organizar y escoge empezar a ahorrar desde hoy. Vamos, saca la alcancía del closet.

metas de ahorro en pareja

4. Es que no sé a donde va mi dinero

Si no sabes a dónde se te va TU dinero, hay un problema y grave. No, no es que un duende viene y se lleva el menudo de la cartera o que el banco te cobre dinero de tu cuenta sin saberlo, es que no estás diciéndole al dinero a dónde ir.

Para resolver este problema, tu mejor amigo es y siempre será El Presupuesto. El presupuesto es una plantilla que se realiza, donde antes de gastar o pagar compromisos se detallan las cantidades para cada uno de esos.

De manera simple, se registran gastos, tipos de ingresos y metas de ahorro (no te preocupes no entraremos en contabilidad avanzada).

Existen diversas maneras de realizar un presupuesto, siendo las más comunes: sistema de sobres, presupuesto basado en cero o aplicaciones móviles que facilitan el registro de los ingresos y los gastos.

5. El tiempo no me da, ya hago demasiadas cosas

Cada persona tiene las mismas 24 horas. La diferencia entre tú y Elon Musk, es que él tiene seguro 200 asistentes que le ayuda hasta a seleccionar qué jugo debe tomarse los miércoles. Pero sigue teniendo las 24 horas.

Si la falta de tiempo es tu excusa, debes evaluar qué está pasando y agendar sin excepciones tiempos en tu semana para ajustar las cuentas, realizar pagos, revisar los gastos y hacer ajustes, antes que todo se vuelva una bola de nieve. Recuerda que ahorrar es ser disciplinado con tu dinero, decide también ser disciplinado con tu tiempo.

6. No pasa nada si saco algo de la cuenta de ahorros para cambiar el celular

Bueno, sí pasa y mucho. Las personas que no colocan intenciones a sus ahorros, encuentran todos los motivos para gastar lo que poseen en sus cuentas o descubren nuevas necesidades de compras. Se toman “prestado de los ahorros” pero nunca destinan dinero a cubrir el monto que sacaron.

Esto se convierte en un hábito y al final del día, en vez de tener liquidez, los números de la cuenta aparecerán en rojo y con un signo de menos.

7. Es que…

Inserte aquí cualquier otra excusa que no se haya mencionado en este artículo. Porque en vez de 7, de seguro cada persona tiene hasta 1,001 excusas que le impiden iniciar a plantearse sus objetivos de ahorro.

objetivos de ahorro para comprar casa

El propósito del ahorro, no es reducir lo que tienes disponible para gastar al mes, sino ayudarte a construir el futuro que deseas poco a poco, ese futuro donde compras la casa de tus sueños, sin preocuparte que tus ahorros no te alcanzan para financiarla. La mejor manera de vencer las excusas es primero identificarlas. 

Te invitamos a que intentes este mes, destinar una parte de tus ingresos al ahorro, sin excusas, descubrirás cómo tu patrimonio neto futuro y la vida de tus sueños, te lo agradecerán. 

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Merkasa Inmobiliaria
Hola! Necesitas ayuda? hablemos por Whatsapp :)